Confusão

harvey.jpgAcabo de terminar de leer Un día más con vida de Ryszard Kapuscinski. Es un libro de lectura imperiosa, de esos que marcan paradigmas por su cercanía con las líneas vitales de la historia y porque nos recuerda lo que a veces olvidamos o negamos, que estamos dentro de la historia; y no me refiero al avance diacrónico de los acontecimientos, sino a la sucesión de causas y efectos que nos otorgan conciencia histórica, un entendimiento que trasciende los nacionalismos y sus fechas de calendario oficial, algo que nos vuelve universales. Tener conciencia histórica es tener los ojos abiertos al mundo.

Un día más con vida es un ejemplo de dicha apertura. Se trata de la crónica de los días anteriores al nacimiento de la República Nacional de Angola, envueltos en conflictos bélicos, guerrillas tribales, carencias, sed, hambre, muerte. Kapuscinski refiere su experiencia en Luanda, punto clave para la independencia de Angola, ciudad determinada por los combates entre el MPLA (Movimiento popular por la liberación de Angola), dirigido por el poeta Agostinho Neto, y el FNLA (Frente nacional de la liberación de Angola), dirigido por Holden Roberto. La crónica de Kapuscinski se caracteriza por contener no sólo la memoria del periodista sino las voces de una colectividad, la gente de Luanda. He aquí la apertura: la polifonía, la capacidad de escuchar y ver lo verdaderamente importante, de detectar los símbolos, identificar hechos. No importa la fecha, importa el suceso. Las fechas pueden ser arbitrarias, los sucesos están insertos en una continuidad.

Casi al final del libro, Kapuscinski narra que la víspera de la proclamación de la independencia, llegaron a Angola un grupo de corresponsales extranjeros en busca del dato preciso para sustentar su información. No lo hallaron. Dice Kapuscinski:

kapuscinski3-afrika.jpg

La respuesta más real y sensata la proporciona Félix. Preguntado por la situación, contesta brevemente:
-Confusão.
Confusão es la palabra clave, una palabra que lo sintetiza todo. En Angola, tiene un significado específico y, a decir verdad, es intraducible. Simplificando mucho, confusão quiere decir desorden, desabarajuste, estado de caos y anarquía. Se trata de una situación creada por las personas pero que, sin embargo, acaba por escaparse al control de esas personas, las cuales, finalmente, se convierten en sus víctimas. La confusão encierra cierto fatalismo. Uno quiere hacer algo pero todo se le escapa de entre las manos, quiere actuar pero hay una fuerza que lo paraliza, quiere crear algo pero lo que crea no es sino más confusão. (…) Las personas que se ven envueltas en la confusão no saben explicar lo que ocurre a su alrededor ni dentro de ellas mismas. Tampoco saben definir fehacientemente lo que la ha provocado en ese caso concreto. Existen portadores y sembradores de confusão; a éstos hay que rehuirlos, cosa harto difícil pues en realidad todos y cada uno de nosotros puede convertirse en un momento dado en causante de confusão, aun en contra de su propia voluntad. (…) Todo aquel que haya comprendido el sentido de esta palabra ya lo sabe todo. A veces ocurre que la confusão se extiende sobre territorios muy vastos y se enseñorea de millones de personas. Entonces estalla una guerra. (…) Al cabo de un tiempo, la confusão perderá fuerza, se debilitará y acabará por desaparecer. Salimos de ella agotados, aunque también contentos en cierto modo, satisfechos de haberla superado. Y volvemos a acumular energías para la siguiente confusão.

Kapuscinski lo dice: “aquel que haya comprendido el sentido de esta palabra ya lo sabe todo”. Es como con la historicidad: no se trata de entenderla en función de cronologías sino en función de su continuidad e incluso de su contingencia. Esto se logra manteniendo la mirada dispuesta, como mencioné antes, los ojos abiertos al mundo. Y aquel que lo logre quizás no lo sepa todo, pero será capaz de comprenderlo, de superar la confusão inherente en todas las cosas.

2 thoughts on “Confusão

  1. Maestrazo Kapuscinski, una lectura indispensable para periodistas, historiadores… para todo mundo en realidad. Una lectura que abre los ojos, que sorprende, que conmueve, que impresiona. Por que es la vida, la vida real, cotidiana, que a veces es más sorprendente que la ficción.
    Lindo post, Jessique.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s