Amor está ebrio, segunda edición

Amor está ebrio

Anuncios

La escritura es una amalgama de resonancias: entrevista en Vida Universitaria, por Lizbet García

Esta es la única entrevista que me hicieron por la salida al mundo de “Metal de la voz”.  La hizo una de mis más grandes amigas, Lizbet García.

Entrevista Vida Universitaria

“LA LITERATURA ES UNA AMALGAMA DE RESONANCIAS.”: JESSICA NIETO

Metal de la voz. Ensayos en torno a la escritura literaria de Jessica Nieto fue presentado el 8 de septiembre en la Casa de la Cultura de  Nuevo León por Víctor Barrera Enderle y Diana Garza Islas.

LIZBET GARCÍA RODRÍGUEZ

Vivir en un mundo de palabras: soñarlas, despertar en medio de la noche para escribirlas antes que se olviden, acomodarlas en la mente, en el diálogo, luego en el papel o en un formato de Word; volver a soñar lo ya escrito o repetirlo, leerlo, resonarlo.… así es el mundo de letras descrito en Metal de la voz. Ensayos en torno a la escritura literaria de Jessica Nieto.

“Lo que yo planteo en el libro es una especie de distinción, de dualidad en la palabra (o la letra, como partícula más elemental de la palabra); cada letra contiene en sí una cualidad de metal y una cualidad de eco. El eco vendría a ser como una especie de esencia que contiene el sonido de la palabra y este sonido resuena en el metal, que es la grafía, la forma de la letra.”

Para la ensayista y editora, siempre hay una evocación del sonido en el acto de la escritura –aún cuando ésta se gesta desde el silencio– y una vez agrupadas las palabras, siendo núcleo, van configurando no sólo un sonido sino un acento o un tono. Quizás por eso leamos en silencio un poema de Juan Gelman imaginando el acento argentino o, evoquemos las letras de José Lezama Lima interrumpidas por las pausas obligadas del asma.

Nieto refiere la resonancia que va a ocurrir cada vez que alguien lea lo escrito.“Cada vez que, a partir de ciertas lecturas, se generen otras escrituras, se produce una especie de resonancia o reflejo de todo lo anterior. En alguna parte del libro menciono que la literatura es una amalgama de resonancias, porque es la forma en que las cosas que leemos o las escrituras de otros nos van formando y determinando un poco la forma propia de escribir.”.

Pero en sus ensayos, esas palabras que viven en el aire, en los muros, en las voces, aterrizan en lo que Jessica Nieto llama una virtud: la de ser literarias.

La literatura, al escribirse, sujeta el vuelo de las palabras y las hace adquirir un peso que antes no tenían. Las hace caer, y en su caída, al tiempo que van desfragmentándose se van recomponiendo, de modo que al llegar a lo hondo de su destino, siguen siendo ellas mismas pero no de la misma manera.

La propia definición de la autora en torno a la escritura y la condición literaria de las palabras se vuelve poética. Al desmenuzarlas, las vuelve a tejer en una creación nueva, resonante, edificante de sus propios enunciados.

MEMORIA DEL PENSAMIENTO, EVOCACIÓN, INVENCIÓN

Escribir las ideas es una manera de registrarlas en algún lugar menos efímero que la memoria. Jessica Nieto cita, por ejemplo, la escritura de diarios y refiere a Italo Calvino cuando dice en Colección de arena, que llevar un diario responde a la “necesidad de transformar el transcurrir de la propia existencia en una serie de objetos salvados de la dispersión.”

Una palabra enlazada con otra en un gesto de comunión (o lo que la autora llama “un juego de espejos.”) conforma el cuerpo de la escritura, y ésta a su vez hace trascender momentos y pensamientos, pero sólo el metal de la voz perdura.

En el libro se advierten los destinos: el papel se pudre o es devorado por polillas; la tinta se va borrando y; la escritura virtual (un tanto más esperanzada en no desaparecer) no está ubicada en un espacio definido, seguro.

“Lo que queda al término del viaje es el eco de las palabras que resuena en los trazos de la letras.”

Metal de la voz (Ediciones Intempestivas, 2011) garantiza entonces esa especie de continuidad de la resonancia en su lectura. La escritura repensada sin descanso desde el acto de escribir, leer, inventar, soñar y acomodar palabras. Es una especie de juego onírico del que Jessica Nieto ya no sabe despertar.

[Pueden leer y descargar esta entrevista en PDF aquí: entrevistajessicanieto]

La escritura resuena: presentación de “Metal de la voz”

Metal de la voz 1

Hay algo de lo que estoy convencida, y es de que las letras son dibujos. Que la escritura se dibuja. Convertir mi escritura en libro es otorgarle un rostro. En alguna parte de mi libro, de hecho, menciono, a partir de una escena descrita en la novela “El libro negro” de Orhan Pamuk, cómo cada uno de nuestros rostros está trazado por letras. Por eso, presentar mi libro, mostrarlo, es también, mostrarme a mí misma. He aquí mi rostro, en este pequeño y breve escrito.  Y como estoy muy convencida de que las letras son dibujos, me pareció importante que para la presentación de “Metal de la voz” se exhibieran un serie de dibujos, manuscritos y fotografías de personas muy apegadas a mí, que demostraran cómo las palabras son imágenes. Cómo son la generadoras de un espacio.

_MG_3595

En la parte de arriba, se encuentra la imagen de la portada de mi libro, realizada por mi hermano Rafael Nieto [pueden verse la serie de ilustraciones que hizo para la portada de mi libro aquí]; la siguiente es un retrato mío realizado por Jessica Jaramillo; la siguiente es una fotografía de Diana de Ochoa; en el centro, a color, un dibujo de Jorge Ortega; en el extremo izquierdo, un poema escrito a mano por José Juan Zapata Pacheco, quien además escribió la cuarta de forros de mi libro; luego un dibujo de mi otro hermano, David Nieto; después una fotografía de Teresa Martínez, y al final, una hermosa historia escrita a mano por Lizbet García, sobre cómo aprendió a escribir.

Metal de la voz 3

Arriba, una serie de dibujos hechos por Livier Fernández Topete; abajo, un dibujo realizado por Blanca Medellín.

Ha sido un gran honor que sus creaciones abrazaran a la mía, y que las palabras de Víctor y Diana le dieran la bienvenida a mi “Metal de la voz”.

Gracias infinitas.

[Las fotografías son de David Nieto]

Más enlaces sobre la presentación, en la página de Conarte [aquí].

¡¡Mi primer libro!! Metal de la voz

290790_268283343189272_6035835_o

Después de un año de trabajar mi proyecto de ensayos sobre la escritura literaria en el Centro de Escritores de Nuevo León, coordinado por Héctor Alvarado, él y Livier Fernández, los artífices detrás de Ediciones Intempestivas, han tenido a bien publicarme mi libro. No podría ser más feliz. Formar parte de su proyecto editorial es un honor. He aquí, pues, mi “Metal de la voz”. Mi primer libro.